1. mi perro y mi borrega


    Fecha: 09/08/2017, Categorías: Zoofilia, Autor: joserosas10, Fuente: SexoSinTabues

    Hace meses llegando de unas copas con los amigos, mi calentura me llevo a experimentar, darme y darle placer a unos animalitos. Soy hombre, soltero, hetero de 32 años, de México y todo comenzó hace tiempo; en una noche con mis cuates de trabajo, que después de algunas copas y ver que empezaba a ponerse feo el clima (empezar a llover) decidí irme a casa pues andaba en moto. Justo cuando iba a medio camino empezó a llover fuerte y como cercas se encontraba la finca de mis padres donde tienen varios animales (algunas vacas, borregas, gallinas, cerdos) decidí llegar a refugiarme mientras pasaba la lluvia. La finca es de grande de bardas muy altas de un portón grande y cerrado, todo ello para que la gente no viera las propiedades y para que no se pudieran brincar a robar. Pues llegue, abrí la puerta y metí mi moto, y fue cuando “pinto” el pitbull que cuida la finca corrió a lamerme la mano y a saltar. Entre a la bodega donde tenemos la paja y los sacos de alimento para sacudir mi chamarra pues estaba empapada y me recosté en la paja a esperar que pasara el agua, pero pinto se trepo sobre mi abdomen muy tranquilo como queriendo descansar sobre mí y fue cuando note que sus genitales quedaron rozando con mi mano. En ese momento me llego la lujuria y empecé a acariciar suave y lentamente el paquete de pinto, y este se empezó a poner ganoso e inquieto pero yo seguía acariciando al pacito y muy suavemente, fue cuando note tremenda bola que se le estaba formando y la punta rozada de su ...
    verga saliendo de la funda, en ese momento me calenté mucho y escuche el sonido de las borregas en el corral de afuera y se me paro más la verga, con la lujuria y las ganas de cogerme una, pero también con las ganas de bajarle lo caliente al perro, así que me dirigí al corral de las borregas, saque a una que ya había tenido crías anterior mente y la lleve a la bodega, con una soga la amarre a uno de los postes. Comencé a acariciar su vagina que estaba carnosa y abultada, mientras pinto solo rondaba muy ansioso a mi alrededor, de pronto él se acercó y le dio un lengüetazo a la vagina y fue cuando mi calentura supero los límites y se me ocurrió de qué forma podía bajarle las ganas a mi perrito. Pinto era un animal muy noble y tranquilo, no mordía a los animales y los cuidaba mucho así que aproveche y empecé a pajearlo muy rica y lentamente de nuevo y cuando empezó a sacar su punta y a querer cogerme lo sujete de las patas delanteras lo subí sobre la borrega, y con una mano seguí pajeando su bulto hasta que cuando sentí que saco más su verga la dirigí a la concha y pinto comenzó un movimiento muy agresivo y rápido de coger y en menos de 3 segundos le inserto su verga a la borrega que solo se movía intentando quitarse pero yo sé a detenía para que se la siguiera cogiendo; el perro bombeaba y bombeaba sin parar, parecía que le destrozaría la concha a la borrega y veía como escurría y escurría semen, pinto jadeaba como poseído y mientras eso pasaba yo me masturbaba como loco. Al ...
«12»