1. Mis Vecinas


    Fecha: 18/08/2017, Categorías: Fantasías Eróticas, Orgías, Autor: Expreso_18, Fuente: CuentoRelatos

    ¿Estás dispuesto a leer esto? yo sé que sí. Comenzamos pues, esto es muy real, fue después de un mes de lo de mi tía, me encontraba solo en casa, mis padres no estaban y mi hermano tampoco, me tocaba limpiar toda la casa, pues bien, dije, manos a la obra, limpié toda la casa, pero todavía me tocaba limpiar el patio del costado cuando entonces escuchéunos gritos de la casa de al lado, pues no le puse importancia, pero esos gritos no eran muy comunes en el área que vivo y era en la casa de mis vecinas. Digo vecinas porque son dos, la madre que es Rosa y su hija Candy, las dos eran tal para cual, eran de tal palo tal astilla, no eran hermosas como mi tía, pero si se defendían con sus cuerpos. Me fui asomar por el frente de su casa y estaba cerrado. Lo dejé ahí, pero los gritos seguían, entonces me atreví a saltarme el muro y caí en su patio, la puerta estaba medio abierta, decidí entrar y me fui guiando con los gritos de las vecinas. Pensé que podría tratarse de un ladrón o un violador, no sé, me imagine muchas cosas, cuando llegue a la puerta donde salían los gritos tome mi zapato por si acaso y arremetí la puerta y se ...
    trataba de las dos masturbándose con un consolador. Solo pude quedarme atónito ante esos cuerpos desnudos, pensé que me iban a acusar, pero no fue así, Rosa se levantó de donde estaba y me quito la ropa hasta quedar completamente desnudo y con las bolas y mi vergota al descubierto. Solo me dijeron “que paquetote tiene este niño”, las dos me hicieron un oral muy bueno como por 15 minutos, después comencé con Candy, ella tenía casi mi edad le di por la vagina como por 5 minutos hasta que la madre dijo “mi turno” y me dijo que le diera por el ano y lo hice. Candy quería que le hiciera sexo oral, era mi primera vez haciéndolo, pues comencé, metí mi lengua en su vagina, eso duro como 10 minutos hasta que Candy me pidió un anal, se lo hice, le dolió parece que nadie le había hecho uno y yo fui el afortunado hacerle eso a esa muchacha, les avise que me venía y saque mi herramienta de su ano y me hice una paja enfrente de ellas para que tragaran mi leche y lo hicieron. Después de eso me fui a mi casa como si nada y me dijeron que no iba a repetirse, que era su ultimo día en la colonia y era cierto, a la mañana siguiente no estaban.
«1»