1. Jimmy el futbolista


    Fecha: 29/08/2017, Categorías: Confesiones, Bisexuales, Gays, Autor: Wild Skin, Fuente: CuentoRelatos

    Hacia un tiempo que ya tenía esa necesidad de ir más allá de mi recién explorada sexualidad. Me decía a mí mismo que debía hacer lo correcto pero un demonio en mi interior me empujaba hacia el pecado, esto paso hace un tiempo. Yo era un muchacho de 18 años. Iba a la universidad y regresaba a casa temprano. Mi madre, una mujer católica y trabajadora, nos dejaba la comida lista para el micro a mi hermano y a mí, ella se preocupaba por darnos educación e inculcarnos valores religiosos, hablaba siempre de la rectitud y de las enseñanzas de la biblia, y como de costumbre íbamos todos los domingos a misa, mi hermano estudiaba en las tardes así que él se iba y yo me quedaba solo hasta que mamá regresaba del trabajo casi siempre de noche, ella trabajaba en una fábrica todos los días desde las 8 am. Había un vecino de mi edad su nombre era Jimmy, jugaba futbol todas las tardes, regresaba a las 5pm y yo siempre lo veía desde la ventana de mi habitación e imaginaba que él se metía en las noches a mi habitación y me daba duro bajo las sabanas, ese era mi pecado, ese era mi secreto. Él sabía que yo lo observaba siempre, yo no salía, no jugaba futbol, no me atraían esas cosas, solo veía a ese muchacho regresar puntual a su casa corriendo, sudando y con el uniforme sucio. Una tarde espere cerca de su casa y cuando él regresó yo sabía que entraría a ducharse. Las casas de la urbanización eran todas iguales, así que tomé un bloque y lo puse debajo de la ventana de su baño. Al regresar a mi ...
    habitación me masturbé pensando en lo que vi, ese jugador de futbol de la localidad restregando jabón en su verga, que ganas de estar allí haciendo espuma en sus bolas, él tenía bastante pelo en su zona, a mí me crecía muy poco. El tipo estaba bien bueno, muchas veces inventaba cosas en mi mente y siempre terminaba comiéndome su guevo en mis fantasías. Al otro día no lo vi, y mientras mi hermano se alistaba para salir sonó el timbre, para mi sorpresa cuando abrí allí estaba Jimmy, sudando como siempre y con su infaltable uniforme sucio. Me pidió un vaso de agua y yo le deje pasar. Ese día me puse un short muy corto. Y no lo note hasta que me incline para sacar la jarra del agua de la nevera, ya era muy tarde, Jimmy me miraba desde la silla, sus ojos observando mis nalgas asomadas bajo la corta tela, yo aún de espaldas cuando él rápidamente ya estaba justo detrás de mí, sentí su respiración en mi cuello y su mano alcanzo a rozar una de mis nalgas. Me voltee y lo mire con seriedad: -¿Qué te pasa, no querías agua pues?, ¿Qué quieres ahora?... - Calma nene no te asustes, yo sé lo que quieres tú, ¡y no es precisamente agua! Me aparte de él y deje la jarra en la mesa, mi hermano apareció en la cocina y al ver a mi vecino lo saludó. Él respondió el saludo. Pensé en pedirle que saliera de la casa, pero presentía que algo iba a ocurrir, y que el final de esta situación me iba a gustar, -“y no es precisamente agua”-recordé. Él me gustaba, había algo salvaje que me excitaba cada vez que ...
«1234»