1. Eugenia


    Fecha: 30/08/2017, Categorías: Lesbianas, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    A pesar de la excelente posición económica que ha forjado Federico para nuestro matrimonio, tengo que confesar que desde hace dos años soy una prostituta. No lo hago por dinero, sólo busco el placer sexual que mi marido me niega. Tenía 25 años de edad y 5 de matrimonio cuando se desencadenó todo; mi vida era bastante relajada ya que Federico satisfacía hasta mis más mínimos caprichos. Hasta esa fecha pude soportar el abandono de mi marido. Para él, lo principal era su trabajo y a pesar de mi espectacular físico: 1,60 de altura, morena, intensos ojos verdes, piernas bien torneadas las que sujetaban un redondo y enorme trasero y dos grandes y erguidos senos; me mantenía en un relativo segundo plano. Mi belleza me habría permitido engañar con facilidad a Federico, oportunidades las tenía a diario, pero el miedo a ser sorprendida y sabiendo que mi esposo me enviaría de regreso a mi hogar materno que se caracterizaba por la pobreza me impedían concretizar relación alguna. Sexualmente siempre estaba dispuesta, pero con Federico sólo teníamos esporádicas relaciones y mi sangre caliente la tenía que calmar noche a noche con mis dedos y algún aparato parecido a un pene. Una noche, durante una recepción bebí más de la cuenta. Bastante mareada y aprovechando que mi esposo conversaba con altos ejecutivos de su empresa subí al segundo piso, ingresé a una habitación y me recosté en una cama. Un cosquilleo invadía todo mi cuerpo. El alcohol y la permanente sensación de sentirme observada y ...
    deseada hacían en mí estragos. Sin duda, estaba excitada. Bajé mi calzón y suavemente me masturbé hasta alcanzar un sabroso orgasmo. El natural relajamiento post - sexo y las bebidas ingeridas me abatieron quedándome profundamente dormida. Unas intensas caricias lograron sacarme de mi sopor y sin poder oponer resistencia alguna abrí mis piernas y me entregué por completo. La lengua que recorría mi sexo era una verdadera experta; se deslizaba de arriba a bajo para luego introducirla en mi agujero para luego continuar masturbando sabiamente mi trasero. Poco a poco mi cuerpo se fue soltando hasta que estalló moviéndose desenfrenadamente mientras de mi boca salían lujuriosas palabras pidiendo más y más hasta que el desenfreno total me inundó con un violento y salvaje orgasmo. Al abrir mis ojos quedé completamente sorprendida. Ante mí se encontraba una mujer adulta, de baja estatura, obesa, dueña de unos enormes pechos y vestida grotescamente por el uso inadecuado, para su figura, de sus prendas de vestir. Asustada traté de levantarme y salir rápidamente de la habitación, pero la potente voz de la mujer y la amenaza de contar todo a mi marido me lo impidieron. Estaba en las manos de esa desconocida desnudándome por completo. Ella hizo lo mismo con la mitad de su cuerpo. Sus pechos caídos, por el peso y el paso del tiempo se confundían con su gordura, pero sus manos eran una verdadera delicia y rápidamente sus caricias me excitaron una vez más. Luego de un breve jugueteo la mujer ...
«12»