1. Con mi chica de la selva (Lima - Perú)


    Fecha: 07/06/2016, Categorías: Erotismo y Amor, Confesiones, Autor: ozner, Fuente: CuentoRelatos

    Mi historia ocurre en Perú, cuando yo tenía 18 años. Ella era la niñera de mis primitos de 7 y 5 años respectivamente. Vamos a describirla: En ese entonces (2011), ella tenía 21, su piel es el mismo tono que Eva Mendes. Físicamente, 1.60 de estatura, cabello largo lacio castaño siempre en una sexy ponytail, ojos color café, una cinturita que te vuelve loco y unos senos perfectos ¡grandes y redondos! En fin, hablábamos cada día antes de que mis primos lleguen del colegio. Por lo general, la abrazaba por la cintura y le daba besos en el cuello. Ella decía que no le gustaba, pero no hacía nada para detenerme. Al contrario, se dejaba y lo disfrutaba. Yo nunca amenacé con contarle a alguien si no se dejaba. Finalmente, un día me animé a ir más lejos, en parte porque me propuse acostarme con ella antes de que decidiera irse a trabajar a otro lado. Yo planeaba acostarme con ella solo para satisfacer mis necesidades, pero resulta que a ambos nos gustaban las mismas cosas y somos igual de "pervertidos". Ya que ella era algo "tímida", decidí dar yo el primer paso. ¡Vamos directo al grano! La abracé, como siempre, y le besaba el cuello, a lo que ella, prácticamente, se derretía en mis brazos. Yo presionaba su cintura contra mí y así ella sentía mi pene recontra duro listo para la acción. Mientras la besaba, lentamente, le iba subiendo el polo/playera. Se lo saqué y pude ver esos senos hermosos. Eran más grandes de lo que pensé en un primer instante. No sé las medidas de brassier, pero ...
    les dejo a una actriz que tiene los senos igualitos a los de mi chica. ¡Busquen en internet Simi Vallee! ¡Son los mismos!!! Sigamos con la historia. ¡No podía creer lo que veía! Ella, al ver mi cara de sorpresa por sus increíbles senos, me lanzó la sonrisa más pícara y traviesa que jamás había visto en mi vida. No pude contenerme y me abalancé contra ella a besarla descontroladamente. Le toqué los senos, se los besé (me encantan los senos medianos—grandes), la besé también en el cuello y ella solo se reía. En lo que la besaba, ella tocó mi pene a través del pantalón y me dijo: —¡Para, para! ¡¿En serio?! —me dijo muy "contenta". —¿Qué? —le respondí. —¡Esto! —me dijo agarrándome del bulto. Yo me quedé como: —Pero que hay de raro, no entiendo. —Tengo que verlo, tengo que verlo. Me tiró contra el sofá y me abrió el pantalón. Al ver mi pene erecto frente a ella a no más de 20 cm. dijo: —...es... grande... ¡no lo puedo creer! Te lo tenías bien guardadito, ¿no? Yo pensaba "¿en serio?". Mi pene solo mide 16cm. Está dentro del promedio mundial (si quieren fotos, se las puedo mandar SMS. Mi número es: 962742913). En fin, la cargué y la llevé a su habitación. Le hice una rusa, después la penetré por la vagina... usó esas frases clásicas "aunque gima no me la saques", "métemela entera", "te la chupo, pero no te vengas en mi boca". Yo diría que hicimos el amor más que tuvimos sexo. Fue sumamente apasionado. Al final, nos quedamos dormidos. Me desperté después de dos horas y ella estaba a ...
«12»