1. Una noche genial, con mi hijastra y su mejor amiga


    Fecha: 31/08/2017, Categorías: Intercambios, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    dijiste Sandra, y todo eso te comiste?- mi hijastra se puso roja, pues habíamos hablado que no contaríamos a nadie lo sucedido aquella tarde en la ducha. -puedo verlo?- me dijo viendome a los ojos. -bueno. - apenas alcancé a decir, pues ella levantó la toalla y mi verga semierecta salió a escena. Ella me tomó el tronco con una mano y puso vertical mi verga y comenzó a pajearme, en segundos mi miembro alcanzó su plenitud, endureciéndose completamente. -uyyy si es enorme, y se ve rica!!- decía la muy punta de Ligia. -Porque no la pruebas y te quitas la duda!!- le dije yo, normalmente soy muy directo. Vino Ligia y comenzó a chuparme el glande, ante la mirada estática de mi hijastra Sandra. Ligia no solo la chupaba, sino también la lamía como si fuera un enorme chocolate. -Con razón te gustó, si tu papá la tiene grande y rica!!!- le dijo ella a Sandra, la estaba animando a acercarse, lo cual me pareció una buenisima idea. Le extendí la mano a mi hijastra y ella llegó de rodillas a donde estaba su amiga con mi pene en su boca. Al acercarse, Ligia se la sacó de la boca y se la ofreció a Sandrita, quien le dio inicialmente un par de chupadas profundas y luego también le dio besitos y la lamió como si fuera un sorbete. Por primera vez en mi cachonda vida, dos mujeres me chupaban la verga al mismo tiempo, era increible y morboso. Las dos se turnaban para chupar mi verga que en ocasiones emanaba pequeñas gotas de liquido preseminal que ellas tomaban sin complejos. En eso, Ligia le ...
    dijo a mi hijastra, -móntate a tu papá, vamos, quiero verlos coger!!-, Sandrita se hizo a un lado, se quitó la falda y montándose sobre mi paquete, de frente a mi, yo ayudé deteniendo mi verga con la mano mientras ellas se iba acomodando encima, sentí lo húmedo de su cavidad, luego mi verga se fue hundiendo dentro de su joven cuerpo y la oí gemir cuando mi verga se iba abriendo paso por su vagina. Yo mientras le subí la blusa y haciendo a un lado su sostén, comencé a mamar sus tetitas, ella comenzó a culear despacio, me gusta recordar como hacía gestos mientras mi verga se movía dentro de ella. Su amiga Ligia, como si fuera un jaripeo, comenzó a gritar y a pedirle a Sandrita que me cabalgara con más fuerza, y asi lo hizo, mi hijastra comenzó a darme cintura como una jinete experta, mi verga entraba y salía de su chuchita humeda, de pronto Sandrita empezó a gemir y a casi convulsionar montánda sobre mi dura carne y con mis labios mamando sus tetitas, ella se desbordó al poco rato de estar cabalgando en un sonoro orgasmo. Ella se desmontó solo para darle paso a la delgada Ligia, su cuerpo parecía desquebrajarse cuando se montó también sobre mi verga, por un momento pensé que se partiría en dos, eso si, se notaba que la muy putita tenía muchas más horas de experiencia, pues se movía con más decisión, arriba y abajo, de lado a lado, su cuquita era más estrecha y me apretaba la verga con más intensidad, también atrapé sus tetitas y las mamé, no estaban tan mal, tenía unos pezones ...