1. El regalo de mi novia


    Fecha: 01/09/2017, Categorías: Sexo en Grupo, Autor: augusto orense, Fuente: RelatosEróticos

    Cuando mi novia me hablo de su amiga Karen jamás pensé que pudiera ser la clave que cumpliría mi fantasía. Teníamos un par de meses saliendo y ya éramos la pareja perfecta en la cama. María se convertía de la mujer más tranquila y la niña más dulce en la perra más perversa y salvaje apenas estábamos solos. En más de una ocasión no aguantaba lo suficiente para desnudarte completa y sentarse sobre mi pene que siempre se mantenía erecto en su presencia. Disfrutábamos muchas fantasías y el sexo era alucinante, sabía que ella no se negaría a cualquier cosa que le propusiera, pero un trío con una mujer era algo que no habíamos hablado bien. María me había hablado mucho de Karen, una de sus mejores amigas, pero jamás la había descrito físicamente, así que no me esperaba lo que vi cuando cruzo la puerta del apartamento. Karen no era muy alta, de piel blanca pero no pálida con el cabello castaño largo y una cara sin muchos rasgos diferenciales, en cualquier circunstancia su apariencia pasaría desapercibida, la había visto en fotos con mi novia y nunca me había fijado mucho en ella. Este día seria la excepción a la regla, un vestido corto y sugerente que mostraba unas piernas cortas pero bien proporcionadas, y unos senos inmensos que parecían querer salirse de la tela que las cubrían. Su cabello estaba suelto y le caía por el pecho cubriéndolo ligeramente, seguro para evitar miradas indiscretas. Vestía unas sandalias que mostraban unas uñas bien arregladas pintadas de color rosado ...
    claro, el preferido de mi novia. Sus manos al igual que sus pies eran delicados pero grandes, no era una mujer muy delicada pero si muy bien arreglada. A diferencia de ella mi novia es hermosa, delgada de piel canela, rasgos finos en su rostro que me vuelve loco y un cabello largo que pide ser halado cada vez que la penetro desde atrás. María se había preparado de la mejor manera para recibir a su amiga. Vestía un top corto negro que delineaba sus hermosas téticas y no usaba sostén por lo que yo podía ver sus senos cuando la observaba por encima del hombro. Una falda, corta, blanca y muy ceñida a su cuerpo mostraba un culo estupendo con una panty muy fina que lo cubría todo. Al estar en caza andaba descalza mostrando sus pies con uñas pintadas de rojo que yo adoraba lamer cada vez que podía. Tenía su cabello castaño largo suelo pero echado hacia atrás y se había maquillado muy bien. María en realidad estaba vestida muy sexy, yo sabía que jamás saldría así a la calle de día, pero sabía que su amiga era una ocasión especial aunque no me imaginaba que tanto. Apenas se vieron se dieron un largo abrazo en la puerta, no dejaba de ver como Karen acariciaba la espalda de María de arriba abajo con una mano mientras la otra le acariciaba el cabello, María hacia lo mismo y le daba pequeños besos en la mejilla y en el cuello de Karen, al separarse aun andaban agarrados de la mano. La escena me había puesto a mil, había algo escondido debajo de tanta ternura, pero se lo atribuí a mi mente ...
«123»