1. Sometido entre velas


    Fecha: 02/09/2017, Categorías: BDSM, Autor: juancarlitozzz, Fuente: SexoSinTabues

    Hola, este es mi primer relato, espero y guste. En el contaré una de las tantas fantasías que tengo con mi chica y que espero un día suceda. Como veo que es costumbre, comenzaré por describirme, soy muy delgado, estatura 1,73, piel clara, cabello y ojos cafés y tengo 38 años. Ella es llenita sin ser gorda, piernona, estatura 1,62, piel morena, cabello negro, ojos cafés, es 14 años menor que yo, tiene un cuerpo que me encanta, todo de buen tamaño sin nada exhuberante y unos piercings y un tatuaje que me vuelven loco. Ambos somos switch. Bueno este relato comienza un día que regresé de un viaje por el extranjero. Mi ama paso a recibirme en el aeropuerto para ir a casa. Yo llegue muy cansado así que le dije que me recostaría en la cama un rato. Me desnude como es mi costumbre ya que no puedo dormir bien con ropa. Debo haber dormido un par de horas. Al despertar cual fue mi sorpresa que ella me había puesto mi collar y atado boca arriba en la cama, por lo que no me pude levantar. Ella estaba en la habitación iluminada tan solo por unas cuantas velas. Al verme despertar y moverme, aunque no pude, me dijo "ahh veo que ya despertaste mi pequeño gatito, espero estés cómodo porque así te voy a tener un muy buen rato. Dicho esto se acerco a besarme en los labios, lo cual al final solo fue un truco para estar cerca y distraerme, pues a medio beso me colocó una mordaza de bola. Mientras abrochaba la correa me dijo "lo siento gatito no quiero que hagas ruido y me distraigas". Comenzó ...
    tocar y lamer todo mi cuerpo. Cada lugar donde pasaba su boca dejaba su saliva y lo dejaba sensible y tomaba ventaja para dejar aun más sensibles ciertos lugares. Terminó chupando por un rato mis huevos y mi pene, que lo tenía bien duro. Después de un rato tomó una de las velas diciendo "ahora si mi gatito es hora de jugar". Dicho lo anterior comenzó a dejar caer lentamente una y otra gota de cera sobre mi pecho, cada ves más cerca de mi hasta que vio que mi reacción era lo suficientemente intensa. Entonces a esa altura comenzó a dejar caer muchas gotas una a una sobre mi pecho, mis piernas, pies y en especial mis tetillas. Yo solo me sacudía con la sensación de cada gota. Una ves cubiertas y que yo ya no sentía tanto calor pensé que vendría la calma pero no. Ella quitó la cera acumulada y volvió a tirar cera, esta ves con la vela más cerca. Yo solo me podía retorcer ahí atado y sacar aire por la boca de mis gritos ahogados con la mordaza. Para mi la sorpresa fue que empezó a tirar la cera en mis huevos, la cera caía y caía, parece que los quería cubrir por completo y así paso. Yo no podía creer lo que me estaba haciendo, me dolía pero me gustaba. Luego se puso a chupar mi pene hasta ponerlo como mástil y entonces también lo salpicó de cera. Me decía, me gusta como se te ve con la cera mi pequeño gatito, espero que lo estés disfrutando tanto como yo. Cada gota se sentía mas intensa que la anterior. Yo no podía creer que estaba ahí a su merced y siendo un juguete. Era un dolor ...
«12»