1. ¿Dominante o sumiso?


    Fecha: 03/09/2017, Categorías: Gays, Erotismo y Amor, Autor: peraasanerOtiKD, Fuente: CuentoRelatos

    Ken sintió que el esperma caliente corría por el lado de su cara y lamió el pedacito que quedaba en su dedo, sonrió seductoramente mientras miraba de nuevo a su novio. Lo hizo una vez más, consiguió hacer explotar a Daisuke y hacer que esta vez el semen le chorrease en toda la cara y parte del pene, quería organizar un desastre pornografico explotandole el semen en toda la cara, tener sexo guarro y morboso, perder los buenos modales que siempre usaba, así que esta vez su cara estaba invadida por sustancias pegajosas y blancas, el semen caliente había aterrizado en todos los sitios, incluido el cabello, queria vivir todo el proceso intensamente, normalmente cuando Daisuke descargaba, Ken pestañeaba o cerraba los ojos, pues el semen salia como una bala, esta vez no pestañeó y eso era lo importante! Había incluso un poco de calidez en sus ojos azules oscuros mientras Daisuke le sonreía. - Bien hecho bebé-. dijo con una ligera caricia en la punta de su cabeza mojada de semen ¡Estaba genuinamente satisfecho con el trabajo que ambos habian hecho y el esfuerzo extra que habian realizado! justo como Daisuke quería, llenar a Ken de todo el semen por todo su cuerpo y que él no tuviera derecho a quejarse para nada. A pesar de que todo sucedió rapidamente, la mente de Ken trabajaba perfectamente al igual que su estado emocional, se sentía agusto, cómodo, saliendo un poco de su zona de comfort - Que se siente ser un dominado? - Apenas tengo que hacer esfuerzo, estoy bien, tengo tu ...
    olor por todo mi cuerpo, impregnandose en todos mis sentidos -¿No te duelen las rodillas? -No. no me duele estar arrodillado para tí, tampoco me dolerá el cuerpo, esto lo hago por amor, por usted mi amado confidente del amor Para demostrarselo, selló sus labios sobre la longitud de la polla de su chico y comenzó a limpiarla con delicadeza con la punta de su lengua. Una vez que lo hizo, lo chupó más profundo en su boca, hasta que colocó un beso de amor en la base misma de la longuitud, luego se echó para atrás lentamente, mirando a los ojos a su novio y sintió una emoción al ver que su sonrisa se ensanchaba cada vez más. -¡Oh, muy bien hecho, eso ha sido un beso especial! - Gracias, mi señor -. Respondió Ken mirandole seductoramente sin parar, el semen en su rostro se había enfriado y se había vuelto pegajoso, pero sabía que era mejor tratar de limpiarlo. Se encargaría de eso cuando todo estuviera listo. Nunca debía tratar de limpiar el regalo de su chico de su cuerpo sin el permiso de él, era su manera de darle las gracias por ser tan buena puta, una forma de marcar este amor tan loco a pesar de que todavía no podía evitar lamer el trozo que tocaba la comisura de su boca. El espeso líquido era semi-salado, semi-dulce, y le hacía sediento por el gusto de más. Fue así como encontró el coraje de preguntar: - ¿Qué vamos a hacer ahora, mi señor? -Bueno, te has vuelto bastante avispado con las mamadas pero supongo que es hora de una recompensa especial, todo lo que das se te va a ...
«123»