1. Mi experiencia Erasmus, una fantasía hecha realidad


    Fecha: 07/06/2016, Categorías: Gays, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    No podía terminar esta experiencia como estudiante Erasmus sin antes cumplir mi perversa fantasía sexual: "...ya la tenía en mi boca, no me lo creía!" Antes de continuar con el tema por el cuál tú y yo hemos acabado en este sitio, haré una breve introducción sobre mí. Tengo entre 20 y 25 años (para no desvelar mucho), rubio, ojos claros, complexión media, 170cm de altura. Soy un chico sencillo, de familia humilde, siempre soñador y muy curioso, pero nunca hubo nada que me despertara tanto interés como el sexo. He tenido experiencias sexuales desde muy corta edad, tanto con chicos como con chicas. Nunca recuerdo cuál y cómo fue la primera vez, pero lo que sí sé es que se transformó en un no parar. De hecho, mis ansias de sexo eran tales que llegué a meterme en varios líos, algunas escenas embarazosas y otras situaciones en las que quería que la tierra me tragara. Durante años, en diferentes etapas de mi vida, llegué a mantener relaciones sexuales con amigos de confianza, vecinos, desconocidos, etc. Una vez llegada la adolescencia, aparecía ese maldito malestar constante; sin duda provocado por nuestra propia hipocresía social. ¿qué hago? ¿por qué lo hago? ¿los demás también lo hacen? Y como esas, otras mierdas que se te podían pasar por la cabeza. Era aquí cuando me daba cuenta que esto solo me ocurría con los chicos. Me cuestionaba mi propia sexualidad. Entonces, ¿qué debía hacer?; los demás chicos tienen novia; yo quiero formar una familia; no puedo besar a otro chico, ni ...
    cogerle de la mano en público. En fin, todo esto se tradujo en una serie de relaciones hetero-normativas que terminaron fallando, hasta que me encontré conmigo mismo —así por resumir—. A partir de entonces, llevo una vida más placentera, me considero homosexual abiertamente (aunque no voy por ahí publicándolo), habiendo pasado incluso por una relación con otro chico con el que estuve los últimos 4 años de mi vida. Sí, se acabó el amor, y algo más. Dramas aparte, ahora me tocaba el momento que llevaba siglos esperando, poder vivir una de las mejores experiencias como estudiante: el Erasmus. Estaba como loco porque aún no me creía que me habían aceptado (en un lugar increíble de Europa —por seguir manteniendo mi anonimato y el de la otra persona implicada.—). Después de estar en una relación de tantos años (al menos para mí), llegó la hora de volver al mercado pisando fuerte. No era mi único objetivo a cumplir durante mi experiencia Erasmus, pero mentiría si dijera que no fue una de las primeras cosas que me planteaba. Todo comenzó hace unos meses, cuando conocí a uno de mis compañeros de piso, llamémosle Pedro. A pesar de la vida de lujuria y desenfreno que llevo me considero muy tímido, por lo que necesito conocer bien a las personas y sentirme seguro para poder relacionarme con "normalidad". En un principio, me mantuve un tanto distante, ya que tampoco pretendía tirarme a todo lo que se moviera. Sin embargo, me transmitía algo que me decía que íbamos a ser buenos amigos. Con ...
«1234»