1. Malicia


    Fecha: 05/09/2017, Categorías: Erotismo y Amor, Hetero, Autor: hotmind, Fuente: CuentoRelatos

    sin embargo, al ver sus pechos que se marcaban en su sucia polera, volvió esa idea, ese instinto de calentura, de darle protección y placer. Puse mi mano sobre su pecho, masajeando lentamente, sintiendo su duro y pequeño pezón. Ella se dio cuenta y corrió mi mano, indicando su panza; claro la chica debía estar muerta de hambre, por lo que le prepare unos emparedados, y té. Ella los acepto abriendo sus ojos y sonriendo. La vi comer observando su rostro descuidado y golpeado por la intemperie. Recupero el habla luego de comer: - gracias. - tengo más si gustas. - siii!! Por favor. Prepare más emparedados para mí huésped. Además de té y una barra de chocolate que estaba comiendo. Ella estaba fascinada y yo también. Sentía una sensación de excitación y exaltación cada vez que ella agradecía. No hablaba más y yo tampoco. Se rascaba su cuello y pelo. Yo estire mi mano a su mejilla acariciándola ella se dejaba, mirándonos observé detenidamente sus ojos, notaban tristeza y desesperación, me acerque a abrazarla a lo que ella se zafaba, se puso de pie y buscando sus cosas decía - me voy, me voy. No quería que partiera, quería tenerla. Cuando iba a la puerta me puse de pie rápidamente y la empuje contra la pared, estaba pegado ella, sentía su culo sobre mi verga. - no te vayas. No quiero hacerte daño. - no me pegues! - no lo haré. - no me viole. No lo haga por favor!! Ella sollozaba. Me aparte de ella, sintiendo su fuerte olor en todo momento la di vuelta, ella no me miraba. - quiero ...
    que estés bien, que te sientas bien. Tomo su rostro y la acaricio, ella estaba llorando un poco. Trato de calmarla. - ven, solo quiero que estés bien. Ella me mira con sus hinchados ojos, le señalo la alfombra y la estufa. Me siento y ella se acerca lentamente. - chocolate. Ven. Ella más tranquila lo acepta gustosa. Veo una leve sonrisa. Termina de comer todo lo que le ofrezco. - quiero mear. - a, si si. Le señalo el baño. Ella entra y sin cerrar la puerta orina. - quieres un baño? - tienes agua caliente? - si. Estando ella en la taza doy el agua y el vapor que emana la anima a entrar. Mirándome si decir nada acallo sus dudas. - yo te baño. Ella entiende y se saca la ropa. Mis ojos se fijan en su entrepierna, levemente peluda y sus pechos, de oscuros y pequeños pezones. Yo me desvisto quedando en polera y jeans. Ella en la ducha se sienta bajo el agua, con un satisfacción que me impulso a tomar el trapo llenarlo de jabón y restregar su cuerpo. Notaba sus moretones en los muslos, sus costillas se marcaban y su pelo despedía una grasa café. Estuve bastante tiempo restregando su piel, estaba excitado, lavaba su entrepierna y la giraba para lavarle el culo, yo estaba a mil. Tome el tarro de shampoo y lo aplique exageradamente en su cabeza restregando, ya estaba cansado y con calor. Me saque la polera y ella miraba seguí con el pantalón, tratando de ver su reacción la cual me impulsó a quedar desnudo. Lentamente me metí a la ducha ella tomo la iniciativa de bañarme a mí, restregando ...