1. Malicia


    Fecha: 05/09/2017, Categorías: Erotismo y Amor, Hetero, Autor: hotmind, Fuente: CuentoRelatos

    el trapo en mi pecho y cuello. Yo la miraba y miraba. Hasta que tome su rostro y la besé. Ella se dejó, no oponía resistencia, acariciaba sus mejillas y pelo bajo el agua. Ella me abrazo poniendo su cabeza en mi pecho y sus manos en mi espalda. Detuve el agua tome la toalla secando su cuerpo que ahora mostraba algo de color. Tenía su mirada en mi verga, que estuve erecta desde que me desnude. La invité a la habitación mientras traía la estufa y los chocolates. Le ofrecí a lo que ella comió con mucho ánimo. Dejé caer mi toalla tome su mano y la acerqué al calor de la estufa, la besé y solté su toalla. Ella esta vez se resistió un poco, la lleve con mi cuerpo a la cama, poniéndome sobre ella, comienza a zafarse mientras le beso el cuello y sus pechos, con sus manos intenta sacarme de encima a lo que yo bajo hacia su entrepierna que con fuerza abro, pero, con suavidad empiezo a besar y se resiste aún más, lo que me obliga a tomar sus manos y meterle lengua, sabe bien, ya que, procure limpiar bien la zona durante el baño. Sus intentos no son suficientes para sacarme de su chocho. Continué intensamente lamiendo toda su vagina pasado un rato dan efecto mis cariños y suelto sus manos, para recorrer su cuerpo junto con las mías. Cedió y ahora se agitaba levemente abriendo sus piernas y moviendo sus caderas. Estaba ya excitada y muy húmeda, salí de su chocho me puse sobre ella y la penetre, era estrecha y caliente por lo que no me guardé nada y le di con todo. Sus manos recorrían mi ...
    cuerpos y las mías las tenía en su cabeza, su rostro. Iba a acabar pero no quería que fuera dentro, por lo que me vacíe en el cobertor de la cama. Quedé sobre ella lamiendo sus pechos. Sentía aquel pezón duro mientras estaba mamando. Sin cambiarme de esa posición y alternando entre sus pechos, estaba listo de nuevo. Con mi mano diestra manoseaba toda su raja, besándola empecé a masturbarla metiéndole dedo. Ella hacía lo propio con mi dura verga. Su respiración y gemidos anunciaban un orgasmo a lo respondí metiéndola de nuevo. Estaba empapada mientras le daba duro. Entre sus espasmos ya me venía así que me zafé de ella para acabar fuera, a lo que sin indicar nada ella lo comienza a mamar, y acabé en sus boca. Cansado me senté en la cama y ella sobre mi regazo, la abracé. Era ya media noche, así que la invité a dormir luego de beber más te y fumar más yerba. Lo que continuó fue un frenesí de sexo, té y marihuana. En la madrugada la desperté a besos y la puse sobre mí, mientras le dedeaba el ano, en medio del coito la detuve en seco me puse sobre ella, le pare el culo lamiéndole el orto, se la quería dejar caer y ella no oponía resistencia con lo extasiada del sexo, la comida y la yerba. Apunte mi verga y lentamente le entraba, ella daba uno a otro espasmo, al tenerla toda adentro empecé a moverme como si el mundo se fuera acabar y lo hizo en medio de la sonajera de la cama, los quejidos de la chica y la gran corrida que tuve, llenándole el orto de semen. Me aparte cayendo ambos ...