1. Necesidad


    Fecha: 06/09/2017, Categorías: Masturbación, Gays, Autor: peraasanerOtiKD, Fuente: CuentoRelatos

    —"Espera, pero no pares" —>> Son sus palabras que acabo de oir viniendo de sus labios ¿Está burlandose de mí? Estoy tan cerca de correrme que sólo la idea de esperar es suficiente para hacerme sufrir con la necesidad de manchar todo, me acelero hasta que casi no me toco, acariciando un dedo ligeramente alrededor de la cabeza en un agonizante cosquilleo<< —De acuerdo -. Respondo —>>Quiero preguntarle qué está haciendo, pero el paño húmedo en mi boca apenas me permite un gemido, mucho menos una palabra. Puedo sentir la inmersión de la cama como él sube de nuevo y por un breve momento creo que él va a tocarme. Eso hace que el vello de mis piernas se estremezca ligeramente del aire de sus movimientos y luego nada. —"Ahora, escupe en tus dedos." -. Me dice —>>Hago lo que él dice, la saliva enfriando mi mano caliente y pegajosa. Es un poco cansado, después de todo lo que he estado haciendo durante una hora. Lentamente, a continuación, acelero hasta que estoy casi allí que es cuando él me dice de ralentizar de nuevo. Él puede jugar este juego durante horas, burlándose de mí, me vuelve loco con frustración. Una vez se mantuvo tan quieto que después de lo que debía haber sido treinta minutos o más me detuve para aliviar el calambre en mis dedos. No estaba contento con eso. Cuando me desató, mis muñecas estaban tan hinchadas y mis brazos tan adormecidos que no pude moverme por más tiempo. Sin embargo, no le impidió que me follara, mis brazos flotaban como peces muertos mientras él me ...
    volteaba de una manera u otra>> —"Comienza desde el principio." —>> Apenas puedo tocarme, estoy tan jodidamente cerca y él quiere que empiece de nuevo? Le miro, Pero sólo porque sé que no puedo verle bajo la venda. Ni siquiera estoy seguro de que estoy mirando en la dirección correcta, aunque creo que está en algún lugar a mi derecha al final de la cama. Mi mano está temblando mientras comienza los movimientos previos de rutina. Hasta la corona y luego hacia abajo otra vez, arrastrando el prepucio ligeramente conmigo. Una y otra vez, cada vez un poco más difícil hasta que finalmente estoy tirando hacia abajo con fuerza, haciendo que mi polla se levante como una maldita torre, la cabeza brillando y estirado hasta el punto de partir la piel. No es que yo pueda verlo, pero un hombre conoce su polla mejor que el dorso de su mano. ¿Quién demonios estudia el dorso de su mano de todos modos?>> "—Sí, eso es, sigue adelante" —>>Su voz es ronca, cruda. A veces me gustaría poder ver su cara, ver la forma en que mi actuación lo está afectando. Otras veces, la mayoría de las veces, me alegro de no poder. ¿Y si en sus ojos no hay nada más que lujuria fría, como si estuviera viendo alguna mala pelicula porno en lugar de una persona? En vez de mí. ¿Y si, cuando me mira, ni siquiera me ve? Al menos de esta manera puedo mantener mis ilusiones>> —"No disminuyas la velocidad." -->> Corro mi pulgar sobre y alrededor de la cabeza. Es tan sensible que casi parece que lo estoy frotando con papel de ...
«1234»