1. Mi sexagenaria vecina


    Fecha: 07/09/2017, Categorías: Sexo con Maduras, Tabú, Autor: marcelalita, Fuente: xHamster

    Mudada a mi nuevo departamento fui conociendo nuevos vecinos. Uno de ellos, en realidad una, era una mujer casada con hijos y nietros.La veía venir muchas veces con su raqueta de tennis y sus zapatillas sucias en polvo de ladrillo. Practicaba el deporte varias veces por semana, sea con amigas o su familia. De poco más de 1,60 de iluminada sonrisa, su cuerpo denotaba en lo poco que se le veía el paso de los años. Ancha de hombros su tórax parecía cuadrado, aunque unas generosas lolas realmente se distinguían. Las cortas polleras de deportes dejaban ver piernas poco torneadas, macizas y en general algo entrada en carnes. Un día le comenté que iba a un gym, que se llama Rio Abierto, donde en clase se hace una mezcla de cosas que se denomina movimiento vital expresivo, que incluye baile, liberación de la voz, masaje con otros, lo hacemos con ropa liviana y descalzas. Luego de varias charlas un día me dijo si la podía acompañar a una clase. A modo de precaución le dije que un tema era el vestuario, que a diferencia de los vestuarios argentinos femeninos no tenía duchas individuales ni cambiadores y las mujeres andábamos desnudas. Se lo dije porque alguna amiga mía se enojó conmigo por no decírselo y de hecho fue al gym una sola vez. _Magnífico me dijo, no tengo ningún problema en ello. Me contó que iba y venía de su club en ropa de deportes ya que le resultaba m*****o tener que hacer malabares con su toalla tapándose, o tener que ir del cambiador a la ducha vestida. o tener que ...
    correr la cortina mientras hablaba con otra amiga. Por sus inconductas en el tema había tenido sanciones disciplinarias de suspensión, en particular cuando se quedó desnuda en el sauna. El día que fuimos al gym entramos al vestuario y ella manejó su desnudez con absoluta normalidad, cambió su conjunto de ropa interior a****l print por una negro para lo cual se desnudó conversando conmigo con naturalidad. Su tanga, colaless, dejaba resaltar crecidas carnes que a modo de deliciosas curvas daban a entender mejores tiempos. Luego de la clase, entró en la duchas con normalidad y se bañó mirando hacía el centro de las duchas, en general las nuevas lo hacen mirando la pared, hasta que se acostumbran o no van más. Quedamos últimas en las duchas, luego de cerrarlas quedamos desnudas enfrentadas una a la otra conversando, dejando que el agua escurriera, en un momento nos tomamos de las manos y así, no sin disimulo miramos nuestros cuerpos. Su pubis dejaba ver una maraña de vello mal cuidado, el mio totalmente depilado le llamó la atención, le ofrecí una ladyshave y procedió a recortárselo. Abrió un poco la ducha para humedecerlo y le dí crema para el cuerpo. Me pidió que la ayudara con su espalda, mis manos llegaron hasta sus glúteos, ella se dio vuelta y me sonrió. Un café en un bar cercano cerró una amable jornada. Días después me llamó por teléfono temprano en la mañana, sabía que se día no iría a trabajar hasta la tarde. No recuerdo con que escusa me pidió que fuera a su casa. Toqué ...
«12»