1. Unas vacaciones de descubrimiento de mi otro yo, el femenino.


    Fecha: 10/09/2017, Categorías: Fetichismo, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Hacía ya mucho tiempo que en vacaciones de verano me iba solo a la playa, generalmente a sitios lejanos y con playa, sitios donde no me conocía nadie y podía hace realidad todas mis fantasías eróticas y sexuales. Ese verano decidí que como quería ir a una playa nudista, me apetecía hacerlo en compañía, ya que los años pasados estando sólo, no estaba mal, pero acababa aburriéndome y había decidido que quería otra cosa. Pero no sólo me apetecía estar desnudo con alguien, sino que mis planes incluían un componente sexual que no me apetecía desaprovechar… Hacía ya muchos años que había descubierto el crossdressing, o lo que es lo mismo, vestirse de mujer y disfrutar vestido así y demás. A mi particularmente me gustaba hacerlo con lencería muy sexy, y vestidos cuanto más cortos y provocativos, mejor!. Y por supuesto, taconazo de aguja. Lo que se puede decir, muy putón. El caso es que me planteaba vestirme en el hotel de mujer mientras mi acompañante estaba desnudo. Sí, me apetecía estar así con un hombre, me apetecía ver la reacción a mi vestimenta y actitud, y porque como sé que me excita mucho vestirme de mujer, sé que podría acabar en sexo, y la verdad, me apetecía probar a ver qué pasaba. La verdad es que no tenía ni idea de cómo lograr esto y tampoco pensaba hacerlo con cualquiera, así que puse un “anuncio” en una web nudista para ver quien quería ir a la playa conmigo, (sin decir nada de la segunda parte), y días más tarde empecé a recibir respuestas, sobe todo hombres, ...
    lo cual ya empezó a gustarme. Todos me preguntaban por lugar de playa, tipo de hotel, condiciones de irnos juntos al respecto de pagos de hotel, viajes y demás… pero eso estaba claro. Pago cada uno lo suyo, y hotel a medias. El caso es que empecé a hablar con varios por chat y por Skype, y algunos se echaron para atrás hasta que quedo sólo uno. Empezamos a coger confianza y con los días y las charlas, cada vez más largas, terminamos hablando de sexo. Ya lo esperaba hacía tiempo!! Resulto que él era bisexual y le apetecía tener unas vacaciones nudistas y sexuales, y me dijo que si me importaría cuando estuviésemos en el hotel que se empalmase o se masturbara conmigo, y le dije que no, que al revés, que seguro que me gustaba. Me preguntó que si yo era gay o bi, y le dije que no, pero que no me iba a importar que hiciese eso, que seguro que lo hacía yo también con él. Pasaron los días y un día me dijo por Skype que le apetecía verme desnudo y que nos masturbásemos por webcam, y accedí. Me apetecía que si ya nos íbamos a ir juntos, ver lo que me esperaba… Al día siguiente, como ya sabía que íbamos a acabar desnudo, me puse un tanga negro de triangulito detrás, muy sexy y que me encantaba. Encendimos la cámara y aparecimos los dos semi desnudos, los dos sentados tras una mesa y no sabía lo que el llevaba puesto ni el tampoco. La conversación rápidamente se volvió bastante sexual y en un momento determinado me preguntó si me gustaría verle desnudo y saber cómo era su polla, y por ...
«123»