1. Sin esperarlo


    Fecha: 11/09/2017, Categorías: Gays, Autor: esclavo28, Fuente: CuentoRelatos

    Hola les quiero ofrecer disculpas por mi anterior relato que se que tuve grandes errores así como también me quiero disculpar por no haber escrito en este tiempo pero tuve algunos problemas, pero bueno vamos a comenzar con lo que a ustedes les interesa que es el relato. Empezare por contarles que después de la noche con el afro yo seguí conectándome a ese chat, buscaba a alguien que me interesara pero los que me interesaban vivían lejos de la ciudad o no se interesaban en mi, un día leyendo el periódico apareció una nota donde decía que habían encontrado muerto a un chico y que hasta donde sabían había ido encontrarse con alguien que había conocido en un chat yo me asuste y no volví a entrar al chat. Pasó un mes desde mi último encuentro mientras yo solo recordaba lo sucedido, como tenía miedo de buscar a alguien decidí concentrarme en mi trabajo, todo era normal y no pasaba nada fuera de lo común, yo me sentía muy tranquilo no sentía ansiedad ni ganas de masturbarme, a veces me ponía a observar discretamente a los clientes del gimnasio mientras hacían ejercicio pero no pasaba de ahí. Un día como cualquier otro apareció un cliente que nunca había visto pero que saludó como si llevara años de conocer a la secretaria y a la dueña, era un hombre corpulento, fuerte pero no marcado, como de 1.70 de estatura, moreno como si se bronceara mucho, tenía barba tupida que cubría gran parte de su cara pero estilizada, de inmediato se puso a calentar para comenzar con su entrenamiento, ...
    en ese momento me llamó la dueña para enviarme a comprar unas cosas que hacían falta. Cuando regresé él ya estaba empapado en sudor, yo lo veía de vez en cuando hasta que me acerqué a conversar con la secretaria, de pronto le comencé a preguntar por el nuevo pero ella me dijo que no era nuevo, que ya tiene mucho en ese gimnasio pero que como es luchador lo habían lastimado en su última lucha y tenía prohibido hacer ejercicio. De nuevo me llamó la dueña, esta vez para darme indicaciones sobre el que para mí era nuevo, me dijo que a él le gustaba hacer ejercicio hasta tarde, que cuando llegara la hora de cerrar cerrara como normalmente se hace pero que lo dejara quedarse hasta que el decidiera irse mientras yo hiciera mi trabajo, después me llevó con él para presentarnos y decirle que yo ya tenía instrucciones de apoyarlo para que estuviera cómodo. Me pareció prepotente cuando le di la mano para saludarlo me ignoró y solo le agradeció a la dueña, yo me fui a terminar unos pendientes que tenía mientras pensaba en que ese hombre era un pesado, cuando regresé el ya no estaba, me acerqué a la secretaria para decirle que ese tipo era un grosero, ella me dijo parece que te gusta mientras se reía yo le contesté muy molesto que como se le ocurría eso a lo que respondió que era broma. Después me empezó a contar que así era el que no me lo tomara personal, que no lo molestara si él no me llamaba, se despidió porque la esperaban, yo no me podía sacar de la cabeza que era un pesado mal ...
«1234...»