1. Consolando a Lucía


    Fecha: 11/09/2017, Categorías: Fantasías Eróticas, Autor: andrewotero, Fuente: CuentoRelatos

    Lucía es una enfermera de unos 32 años aproximadamente, es de contextura delgada, muy delgada la verdad. Pero como toda mujer, tiene su gracia, es amiga y compañera de mi novia Paula. Recientemente ha tenido muchos problemas familiares pues acababa de divorciarse de su esposo y tiene una niña menos de 1 año de edad. Y eso la tenía devastada y más bien despechada de la vida, creo que muchas veces vivía por vivir, todavía no asimilaba su separación, pero al menos su hija era su razón de vivir. La verdad nunca me llamó la atención, ni tampoco la he visto con ojos de deseo. Pues siempre la vi muy delgada para mi gusto, la veía como se suele decir un palo de escoba, y hasta casi no tenía pechos, a pesar que siempre tenía su cabello lacio planchado y se maquillaba bien. Sin embargo luego de dar a luz, Lucía había mejorado mucho físicamente, ya que ahora se le podía apreciar unas lindas caderas y obviamente por qué daba de lactar sus pechos también habían crecido, y mucho. Tenía o tiene, más bien una muy buena relación con mi novia Paula, y ella se a convertido en su paño de lágrimas últimamente con sus problemas. Mi novia confía mucho en mi, y conversamos de todo, así que yo estaba al tanto de todo lo que le pasaba a Lucía. Ahora aprovechaba las veces que venía de visita o cuando pasaba retirando a mi novia de su casa, para sacarle unas fotos, pues últimamente me atraía mucho su cuerpo. Aunque su cara ahora lucia menos arreglada, ya que casi no se preocupaba por su apariencia, ...
    pero ahora había notado que tenía unos labios sensualmente carnosos. Bueno, resulta que, como enfermeras, periódicamente tienen que hacer turnos de trabajo de 24 horas, un día de esos mi novia Paula estaba de turno. Cuando yo estaba descansando en casa luego del trabajo y recibo una llamada suya. —Hola amor, ¿cómo estás? Me pregunta —Bien preciosa, le contesté, y tu turno cómo va? —Sin mayores novedades, pero muy ajetreado, sabes, tengo un problema —Cuéntame, a ver si te puedo ayudar —Bueno, más bien Lucía tiene un problema —Y que le pasó a tu amiga?, ¿no me digas que su ex le está molestando? —Para nada, sino que, déjame te cuento Resulta que estaba de visita fuera de la ciudad donde un pariente y ya de regreso a su casa, pues que se le ha apagado el carro, y justamente estábamos conversando por teléfono que estaba por un lugar desolado justo antes de cortarse la llamada, me decía que se le estaba acabando la batería del teléfono también. Así que estoy muy preocupada, y me gustaría pedirte el favor que fueras a buscarla. —Ok, le dije, mientras pensaba que no era problema ayudar, ya que algo de mecánica sabia, y como tenía una Suv, en último caso podría remolcarla. Dame la dirección, le dije, ya te cuento cómo va todo. Con dificultad logré llegar por el sector indicado, en verdad estaba abandonado y alejado de la ciudad, no había luz y pude visualizar el auto de Lucía, le hice señas y me acerqué. Saludamos y la encontré llorando, me contó que estaba desesperada, pues no sabía si ...
«1234»