1. Cachando a la anticuchera de la esquina


    Fecha: 11/09/2017, Categorías: Masturbación, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Pasaba todos los dias en las noches por la esquina de mi cuadra en mi barrio, veia a una tia de treinta y tantos años blancona con unos pantalones tipo panties bien pegadito, unas nalgas bien tornaditas robustas que me fantasiaba meter mi nariz esas carnosas nalgas y darle una frotada loca me exite mucho cuando la vi por primera vez, ese deceo se me tio en la cabeza como virus no podia sacarmelo esa obsesion me preguntaba podria tenerla a este hembron? otra noche pasaba por ahi y timidamente compre una porcion de anticuchos y me quede a comer pero ella mostraba muy ocupada asi que segui caminando bueno lo deje para otro dia para hablarle. Entonces otra noche compre otra porcion y ahi le hable, le dije tienes manos de oro por que te salen de muerte estos palos eres buenaza con el palo le bromeo y me respondelo del palo suena muy mandado, luego le dije perdona mi atrevimiento,ella dice no pasa nada, entonces me di cuente que seria un poco de tratar pero continuo con su postura de cortante y miraba a otro sitio o se mostraba ocupada a veces para desquitarme de mi presencia, bueno me retire frustrado mi timidez era muy posesiva y asi estuve mas de mes y medio hasta que me dijo oye hazme un favor puedes comprarme un emoliente de enfrente toma un sol, bueno lo compro y a partir de ahi me hablaba y aveces me fiaba, me seguia fantasiando ...
    comermela. Llega las fiestas de navidad y le invito un chocolate con paneton y quedo agradecida y hablamos de comidas y le dije que conocia restaurantes donde hacian buen ceviche ya que ella le gustaba, le invite a comer y acepto, y asi dos veces mas, en la segunda vez despues de comer tomamos una botella de cerveza y luego otra, nos retiramos un poco caminaba sin firmeza y la cojia para que se mantenga y me dice no te aproveches y le respondi estas en buenas manos si quieres descansar nos sentamos un rato. Ella me dijo bueno, nos sentamos y me acerco y rozo mi mano a sus caderas y se da cuenta y callada se quedo le comienzo a decir que siempre me gusto, y le bese ella respondio luego le abraze todo el torax le meti mano fuera del sosten y luego dentro y bajaba la mano le meti dedo adentro a la chuchita y le dije vamos al hostal para alegrarnos un poco y ella dijo alegrarnos? y se rie, yo cojo su mano y se deja llevar. Fuimos a un hostal a menos de 1 cuadra, llegamos y comenze primero a saborearla con todo y ropa poco a poco le quitaba la ropa y llego el momento de penetrarla con condon porque no estaba sobria para decirme si podia o no estar en condiciones. Bueno comermela me costo unos cuantos palos por 2 meses era exitante seguir viendola a ese hembron. de la esquina que todos se fantasiaban poseerla y pensar que yo mela como actualmente
«1»