1. El chico de las galletas (4)


    Fecha: 12/09/2017, Categorías: Sexo Interracial, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    ¿Cómo fue que llegué a esta situación? Los lazos demoran en consolidarse pero no basta casi nada para romperlos por siempre. Y así me sentía con respecto a mi madre, que ya empezaba a importarme muy poco lo que hiciera o dejara de hacer. Aunque eso no fuera en desmedro de ser testigo de sus encuentros furtivos. Y así llegó un nuevo jueves desgraciado, esperando en el parque a que pasara Mauricio a su encuentro con mi mamá y su amiga. No demoró en aparecer con su mochila al hombro donde llevaba los paquetes de galletas que vende. Y desde la esquina lo observé hasta que ingresó a mi casa. Unos segundos después era yo quien ingresaba silencioso, atisbando a la sala. Vacía. Con sumo cuidado fui atravesando por el pasillo y escuchar las voces y risas que salían otra vez del cuarto de mis padres. Y una vez más tenía ante mí la visión completa del cuarto y de lo que adentro ocurría. Mi madre y la señora Julia estaban aún vestidas pero sentadas en la cama y el chico rebuscaba entre las cosas de su mochila, hasta dejar a la vista una cámara fotográfica. Un mal presentimiento recorrió mi espalda. - Oye, Mauricio, ¿y esa cámara?- preguntó la señora Julia sorprendida. - Pues, se me ocurrió que a lo mejor ustedes se animarían a dejarse fotografiar.- contestó mirándolas entre pícaro y suplicante. Ellas se miraron un momento como titubeando y la verdad que yo estaba igual sumergido en la duda, de si se animarían o sería ese el límite que le pondrían al negro de mierda. - No es la primera ...
    vez que haces esto, ¿no?- inquirió curiosa la madre de Fernando. - No, la verdad que no.- dijo agregando. Ni será la última. - ¿Y con quién lo hiciste antes? ¿Con tu vecina Norma?- preguntó desafiante la señora. El muchacho solo atinó a sonreír y asentir la cabeza. - Ah, entonces ni hablar no nos podemos quedar atrás, ¿no es así Olga?- dijo mirando a mi mamá y esperando su respuesta. - Tienes razón amiga, nosotras también queremos modelar para ti.- dijo mirando al muchacho. - ¡Perfecto! Ya decía yo que no me podían fallar.- contestó riendo. Y sabiendo que la jugada había salido como la tenía planeada. Nos vamos a divertir mucho, ya van a ver señoras. - Sí, eso me imagino, jejejeje.- dijo la señora Julia. - ¡Qué locas somos!- dijo mi madre. Esto va a parecer una sesión pornográfica. - Esa es la idea señora Olga, esa es la idea.- respondió a sabiendas de lo que pasaría. Y definitivamente, no había lugar a dudas, ellas satisfacerían cada deseo de su joven amante. Para desazón mía. De inmediato el chico tomó la cámara y fue tanteando el cuarto a través del visor. - Bueno, señoras, que les parece si empezamos de una vez.- dijo agregando. A lo mejor con un strip-tease. Ellas sonrieron y se levantaron de la cama, quedando una al lado de la otra, y tomadas de la cintura iniciaron un sugerente contoneo. Putamadre, unas señoras casadas le iban a hacer un baile privado a un chico de mierda. Paulatinamente iban acrecentando sus movimientos, mientras una estaba en pie, la otra se agachaba ...
«1234...10»