1. Venganza: primera parte


    Fecha: 13/09/2017, Categorías: Dominación, Fetichismo, Autor: fernandete, Fuente: CuentoRelatos

    la agüita que ya babeaba por el ojito de mi pito. Siguió lamiendo todo mi palo de arriba abajo, mis bolas, mordisqueaba la cabecita suavemente, uffffff yo ya estaba a punto y ni siquiera se la había metido dentro de su boca. Quería decirle que me la comiera de una buena vez, que quería correrme cuanto antes en su boca, más la mordaza me lo impedía. Vaya tortura dije en mi mente, ni idea tenía que eso apenas era el comienzo. Las lamidas se detuvieron repentinamente (para mi fortuna porque de no haberlo hecho hubiese expulsado mi semen en pleno aire) y ella se puso de pie frente a mí para poder quitarme la venda de los ojos. No daba crédito a lo que vi: ¡una hermosa chica enfrente de mi! Había sido ella y no mi esposa la que me estuvo excitando y lamiendo todo ese tiempo. Era de tez clara, no mayor de 30 años, pelo lacio pintado en tonos rojizos, ojos color miel, labios carnosos, de facciones finas y bien maquillada, 1.80 de altura aproximadamente (tacones incluidos), pechos sobresalientes, caderas amplias y piernas torneadas. Llevaba una blusa blanca pequeñita que dejaba ver su plano abdomen y una minifalda verde de pastelones, calcetas blancas y tacones negros, asemejaba de cierto modo con ese atuendo a una colegiala de secundaria. ¡Increíble! Una verdadera diosa frente a mí, qué afortunado y emocionado me sentí. Por un instante recordé la última foto recibida y dudé que fuese real, pensé que era alguna broma hecha con Photoshop o alguna de esas aplicaciones para ...
    fotomontajes, en fin. Estaba admirando a esa preciosa hembra cuando vi que mi esposa salió del baño y fue hasta donde estábamos, colocándose al lado de ella. Me miró con ojos de lujuria y comenzó a tocarle los pechos a la chica por encima de la blusa, la desabotonó y le brotaron fuera sus voluminosos pechos. - “Te gustan sus tetas nene?” -preguntó mi esposa. Yo solo asentí con la cabeza pues aun llevaba la mordaza puesta. Mi esposa puso una mano en su propia teta y la otra en una teta de la chica. - “¿Quieres verle sus nalgas cariño?” -me preguntó. Volví a asentir animadamente. Giró a la muchacha para que yo pudiera verle la espalda y le subió un poco su minifalda, suficiente para que se apreciara como en su amplia cadera montaba un par de redondos, carnosos y bien parados glúteos. - “¿Quieres verla totalmente desnuda querido?”. Un ajam como respuesta salió de mi boca. Sin que la chica me dejara de dar la espalda mi mujer le quitó la blusa y le bajó la minifalda hasta los tobillos. Ahora sí pude ver todo su dorso desnudo. - “Seguro que mueres por ver el resto de su exuberante cuerpo nene” –me dijo al tiempo que de un movimiento giró a la muchacha para que pudiera verle por enfrente. Por inercia mis ojos apuntaron a la entrepierna de la chica, quedé atónito al mirar que a la joven le colgaba un tremendo pene natural ¡Era una transexual! - “Jajajaja ¿qué te pasa bebé? ¿No te gustó la sorpresa? Si está relinda esta chica, ¡mira el pedazo de caramelo que tiene!” – me decía mientras le ...
«1234...»