1. Ahora con el consentimiento de Ana


    Fecha: 13/09/2017, Categorías: Anal, Sexo con Maduras, Voyeur, Autor: Anitaslut44, Fuente: xHamster

    Un mes después de haber organizado un encuentro para que un grupo de desconocidos abusara de Ana, me llamó a mi celular uno de esos tipos; que en realidad, no eran los que yo había contactado por internet… Me dijo que había copiado los números de Ana y el mío y por eso me llamaba; para recordarme lo bien que lo había pasado él y sus amigos mientras se cogían a mi mujercita esa tarde cerca del río. Lo insulté, diciéndole que él era un perfecto desconocido para Anita y para mí; después le sugerí que ya no me llamara más. Entonces el tipo me dijo algo que me dejó helado: dos días antes habían contactado a mi esposa por su celular y le habían propuesto recrear otra vez esa misma escena junto al río… Luego el hijo de puta hizo una larga pausa y me preguntó si yo quería saber la respuesta de Ana. Volví a insultarlo todavía más que antes… El turro continuó diciendo que había citado a mi delicada esposa junto a la puerta de un bar céntrico. Por allí pasaron a buscarla los mismos hombres y la llevaron nuevamente al río; al mismo lugar donde habían abusado de ella la primera vez. Me describió con lujo de detalles cómo Anita les había chupado la pija a cada uno; esta vez ya sin vendarle los ojos y después la habían cogido por turnos, terminando por sodomizarla los tres en una segunda vuelta… El tipo me aseguró que mi esposa había quedado enloquecida con el rudo tratamiento que le habían dado y que quería repetirlo, pero en la comodidad de una cama… Lo insulté con más ganas y le dije ...
    que todo era mentira. Pero él insistió diciendo que esa tarde Ana había llevado puesta una diminuta tanga roja y que no se la habían quitado mientras la cogían; por el contrario, él había escrito sus iniciales en la tela con un marcador indeleble. El turro me dijo que lo había hecho para que yo supiera que ahora la concha y el culo de mi adorada mujercita le pertenecían a él y sus amigos. Me dijo que Ana estaba esperando que la llamaran para organizar una orgía con ellos en un departamento y que esta vez lo filmaría todo, para luego enviarme el video a mi celular y convencerme de que mi esposa era una puta bien calentona, a quien le gustaba coger con desconocidos… Esa noche al regresar a casa encontré a mi esposa cocinando. Con disimulo me encerré en el baño, para revisar el cesto de la ropa sucia. Allí encontré la pequeña tanga roja. No solamente tenía escritas tres iniciales, sino además estaba totalmente manchada de semen… Me puse a pensar que todo eso era mi culpa; yo había tenido el morbo de querer ver a mi delicada esposa abusada por desconocidos y la fantasía se había cumplido, aunque no de la manera que yo me había imaginado. Ahora solamente me quedaba esperar a recibir un día algún video en mi celular, confirmando que todo lo que me había dicho ese hijo de puta era cierto. Ni siquiera me atrevía a enfrentar a Ana para pedirle explicaciones por el estado de esa tanga roja… Al día siguiente ese tipo volvió a llamarme. Le supliqué que lo dejase todo, que no siguiera ...
«123»