1. Simplemente me encanta que miren mis tetas


    Fecha: 12/12/2017, Categorías: Sexo con Maduras, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Nunca había experimentado tanto el placer de que observaran mis tetas, hasta que ya no pude mas y termine ofreciendolas a cada rato Hola, mi nombre es Patty tengo 28 años, soy casada y trabajo en una oficina de una escuela, y todo empezó cuando nació mi nena y me atendí en un hospital publico, pasaron algunos días para que acudiera a checar lo de algún método anticonceptivo, en ese hospital del pueblo estaba a cargo un medico ginecólogo , así que empece mi consulta pero el no quitaba la mirada de mis tetas, confieso que en un inicio me sentí algo incomoda pero al poco rato, simplemente me sentí como muy excitada y justo me coloco un parche anticonceptivo , mi nena empezó a llorar porque ya tenia hambre y yo sin mas pues saque la teta y empece a darle, y es ahí cuando me di cuenta que el ya estaba mas excitado de verme, la verdad para mi fue morboso verlo asi, yo tenia 23 años y el ya era algo mayor, era canoso, alto, delgado muy atractivo, así que cuando me dijo la fecha para regresar, me levante y me fui. Regrese a la semana siguiente porque mi parto habia sido por cesárea y había sido complicada y tenia una especie de infeccion en esa zona, asi que le dijo me pusiera una bata y procedería a revisarme, entre al baño, me puse la bata y sali y me recoste, el me revisaba la herida de la cesárea pero también cada que podía me rozaba las tetas, la verdad que yo me estaba calentando demasiado que invente que tenia dos dias con dolor en mis senos( suena absurdo pero asi fue) el ...
    me sento y entonces me dijo bajara la bata y uffff la verdad me sentí muy provocativa asi con las tetas libres, el las tocaba suavemente y me preguntaba donde era el dolor, y yo pues fingiendo claro esta para que todo fuera creible, el me receto un medicamento y cuando crei que el no diría nada me dio su numero para que le llamara en caso de algun otro problema, y pues la verdad que le llame al otro dia y el me dijo los viernes atendia en su consultorio particular a media hora de mi pueblo y no me resistí y fui, se porto muy diferente, muy atento, hasta coqueto y eso me hizo sentir atraída, le dije el dolor continuaba y el se sento en un sofa me dijo que me acercara y me hizo una señal que me sentara en sus pierna, accedí y el empezó a sobar despacio ambas tetas, me dijo con eso reduciría el dolor pues era normal en la lactancia, levanto la blusa y desabrocho el brassier, y me quito todo, no se como fue pero simplemente en unos segundos el estaba prendido de una de las tetas y la otra la sobaba y jalaba mi pezón Confieso que estaba sintiendo un placer inmensamente delicioso, luego yo misma lo acaricie para tocar su pito, y el se levanto para que bajara su pantalón y asi poder comérselo rico, pasaron como 5 minutos y el me acostó en el sofa y me empezó a dar tremenda comida en mi panocha, mientras yo besaba su pito, la verdad jamas antes habia sentido esta sensación tan pero tan placentera, le gustaba oirme gemir y yo me excitaba al oir tantas cosas ricas que decía "Q rico ...
«12»