1. Soy la regalona de mi jefe


    Fecha: 13/12/2017, Categorías: Hetero, Sexo con Maduras, Autor: gortia12345, Fuente: CuentoRelatos

    Hola lindos, espero que se encuentren bien, ahora paso a contar lo siguiente. Como saben, trabajo por las mañanas en un supermercado como reponedora de la sección de hogar y decoración hace más menos seis meses. Hace 2 meses llego un nuevo jefe a nuestra área, es un hombre de más de 40 años, alto y delgado, su piel es blanca y su cabello ya deja ver varias canas, es atractivo, de ojos color miel y luce un anillo de matrimonio en su mano izquierda. Su nombre es Claudio y desde que llego siempre me hace acompañarlo a todos lados, me lleva a la bodega para hacer inventarios, me hace acomodar cajas y otras cosas, además, a la hora de once siempre debo ir con él. Bueno, paso a relatar lo que ocurrió el lunes por la mañana. Nuestra sección nunca tiene mucho trabajo, por lo que apoyamos siempre otras secciones, Mi jefe Claudio envió a mis tres compañeros a abarrotes y a mí me dijo que debía acompañarlo a la bodega para hacer un inventario, el súper es grande y su bodega está dividida en dos partes, siendo mi sección la que queda al fondo de la bodega, detrás de unos racks, es bastante escondida. Caminamos hacia la bodega y note como mi jefe no dejaba de mirar mi culo, yo me movía muy sexy y le coqueteaba, ese día me había puesto una calza negra y ajustada y bajo ella un pequeño calzoncito que se perdía entre mis nalgas, llevaba puesto un polerón con el nombre del súper y debajo una ajustada camiseta de panty y un lindo sostén de encaje. Llegamos a la bodega y Don Claudio me ...
    ordeno subir a una escalerita para contar unas cajas que habían en el segundo nivel del rack, le obedecí y empecé a contar las cajas mientras él tomaba nota en una hoja y disfrutaba de una agradable vista de mi culo, que parecía estar desnudo, apenas cubierto por mis calzas, baje lentamente de la escalera, luego el la movió más hacia el rincón y volví a subir, él estaba embobado con mi culo mientras yo contaba las cajitas, no dejaba de mirarme y cuando le daba las cantidades tenía que repetirle los números para sacarlo de su ensoñación con mi trasero. Al terminar empecé a bajar la escalera y fingí un leve tropiezo, mi jefe se apresuró a ayudarme y me sostuvo en sus brazos – Gracias, disculpe- le dije sonriendo, me incorpore y le pregunte donde seguíamos, el con un gesto me indico el rack de abajo, me agache y me metí bajo el rack, levante bien mi culo mientras contaba las pocas cajas que ahí habían, mire de reojo hacia atrás y él estaba boquiabierto, con la mirada perdida en mi culito y ya casi no resistía las ganas de tocármelo, le llame para que me ayudara, él se agacho tras de mí y le hice una pregunta tonta de cómo debía dejar las cajitas, i jefe se acercó más, casi rosando mi culo con sus pantalones y tomando una cajita me explico que debía hacer – Ya entiendo jefe – le dije con voz coquetona y me hice hacia atrás apoyando todo mi culo en su pantalón, pude sentir su verga dura bajo su ropa, sabía muy bien que mi jefe me había llevado ahí para estar a solas conmigo, ese ...
«12»