1. El sabroso ano de Florencia, la estudiante de Química


    Fecha: 13/12/2017, Categorías: Hetero, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Al practicar el beso negro con una alumna de 18 años, me encontré con una dulce y agradable sorpresa Además de docente, doy clases particulares en casa, cosas que ya conté en un relato anterior, someramente. Así llegó Florencia, estudiante de Ingeniería Química, hace dos años, a ser más que mi alumna, por un breve e intenso período de tiempo. Yo moreno de 34 y ella todo lo contrario: además de piel blanquísima y delicada, unos hermosos ojos marrones, cola llamativa, imponente, pechos similares a una tabla, pero 18 embriagantes añitos en aquel tiempo. Fue, creo, en la tercera clase que intenté seducirla. A fuerza de verdad, no soy amante de las adolescentes, es más, prefiero la antítesis: mujeres mayores, sin embargo, lo atrayente de Florencia, era que detrás de su cara inocente-sumisa, se escondía una terrible ninfómana. El día en cuestión, cuando comencé a acecharla, Florencia vestía una calza negra brillosa de lycra, ajustada, sublime, una remera tipo musculosa, que resaltaba su esbelta figura, por lo que no aguanté más, y en el medio de la clase le dije: -Perdoname que te lo diga, pero estás terrible. Agachó la cabeza. Se sonrojó. Pidió ir al baño. La esperé. Luego: -No quise ofenderte, me salió. Está bien, respondió. Se arrojó a mis brazos, entonces la besé suavemente, sin lengua. La rodeé fuertemente con mis brazos, uniendo nuestras pelvis a rabiar. Mis besos eran progresivamente agresivos, ahora con lengua. Empecé a manosearla por todos lados, sus nalgas estaban ...
    duras, como acostumbradas al ejercicio. El timbre, por la llegada de otro alumno, nos interrumpió. El día siguiente se transformó en un manojo de ansiedades; no sabía si la muchacha vendría o no. Estuvo puntual, despampanante también. Directamente la llevé a mi habitación. Arrancamos con besos y abrazos, a los diez minutos, la tenía en la cama en ropa interior, de un rosa claro que le quedaba fascinante. Tenía un hermoso cuerpo y yo estaba a punto de gozarlo. Bajé su cola less, y poniéndola en cuatro, comencé a chuparle la concha, a morder sus blancas nalgas con inocentes mordiscos, hasta llegar al ano, que ante un estímulo externo, lo contrajo, claro está. He aquí que quiero detenerme. porque es la razón de mi relato. Hice muchos, muchísimos besos negros, sin embargo, el ano estrecho de Florencia tenía un no sé que, un sabor dulzón, simbiosis de fluídos naturales e . inocencia tal vez. Confieso haberme sorprendido por tal ligereza con la que llegamos a esta situación en un tiempo récord. Comprendí que el carácter sumiso de la chica, sumado a un deseo florecido de probar el sexo, fueron el combo que nos llevó a esto. Me entregué al culo dulce de Florencia, metiendo dedos, dilantado lentamamente su ano. Por la entrepierna le brotaban ríos de flujos, producto de su excitación. Estábamos a mil, ella gozando (veía sus expresiones a través del espejo) , yo limpiando a lengua, esos jugos fantásticos. Y ahí nomás, le introduje mi pene morocho, en aquel travieso agujero. Gimió. Pidió por ...
«12»