1. Una larga noche con swingers


    Fecha: 13/12/2017, Categorías: Anal, Sexo Interracial, Sexo con Maduras, Autor: Anitaslut44, Fuente: xHamster

    Mi amiga Camila me había recomendado un boliche de intercambio de parejas, donde todo estaba permitido y, por supuesto, la idea me había gustado y excitado mucho… Una noche finalmente pude convencer a Víctor y entonces fuimos a ese lugar. Los dos comenzamos a bailar con otras personas y después nos sentamos a una mesa, para ver cómo se desarrollaba la acción alrededor. Desde allí podíamos ver las parejas mezcladas bailando y también a varios tríos y cuartetos que iban desfilando hacia las habitaciones oscuras del fondo, que daban cierta privacidad para tener sexo. De repente se acercó Willy, que había sido mi pareja de baile un rato antes y se lo presenté a mi esposo, quien lo invitó a sentarse. Yo quedé sentada entre ambos hombres, sintiendo los muslos de ellos sobre los míos… Un ligero calor embriagador subió a mi cabeza. Willy felicitó a mi esposo por la clase de hembra que tenía, según él yo era una perra perfecta y quería saber si luego Víctor le permitiría cogerme en su presencia… A medida que lo escuchaba, yo me iba calentando más y más. Muy despacio abrí mis piernas y tomé la mano de Willy para llevarla entre ellas. Enseguida sus dedos acariciaron el interior de mis muslos y pronto encontraron mis labios vaginales bien humedecidos; los cuales comenzó a acariciar a través de mi diminuta tanga de seda negra. Después corrió la tanga a un lado y dos de sus dedos invadieron mi vagina, comenzando a jugar con mi clítoris. Yo comencé a gemir por la placentera sensación e ...
    ser tocada por un extraño frente a mi propio esposo. Víctor me miraba y disfrutaba también de mi placer. Se inclinó a besarme y me susurró al oído que esa noche estaba absolutamente todo permitido… Mientras mi esposo me besaba, mi mano llegó a la bragueta de Willy, para abrirla y sacar una magnífica verga ya bien endurecida. Mis dedos comenzaron a masturbarlo, mientras miraba a Víctor fijamente a los ojos. Antes de que esa hermosa verga explotara entre mis dedos, Willy me pidió que volviéramos a bailar. Accedí sin dudarlo y Víctor sonrió, diciendo que nos esperaría en la mesa. Hasta llegar a la pista me acarició la cola por debajo de mi breve vestido, diciéndome al oído que después me iba a dejar sentir su dura pija bien a fondo en mi estrecho culo… Eso me hizo mojar del todo… Bailamos entre toqueteos; tanto de Willy como de otros hombres alrededor; ya que, al tener mi vestido levantado casi hasta la cintura, todos aprovechaban para rozarme el culo con sus dedos. En un momento sentí que mi calentura ya no tenía límites. Le pregunté a Willy si había puesto algo en mi bebida para hacerme excitar más de la cuenta; pero él sonrió, diciendo que mi calentura era algo natural… Estaba realmente muy excitada. Mis fluidos vaginales se deslizaban casi libremente entre mis muslos; a tal punto que le urgí a Willy me llevara a un cuarto oscuro, donde pudiéramos coger libremente y sacarme las ganas. Nos acercamos a Víctor y entonces Willy le dijo que podía venir con nosotros, pero solamente ...
«1234»