1. Control y amor I


    Fecha: 21/06/2018, Categorías: Dominación, Autor: Crusnik, Fuente: SexoSinTabues

    Jorge y Julio son primos, el primero estudia psicología y el segundo, informática. Entre los dos habían desarrollado una aplicación que tras detectar que el usuario está en fase de sueño REM se activa con mensajes subliminales. Al principio Julio usó la aplicación para que su madre pueda superar el fallecimiento de su padre, pero tras ver el potencial de la app la usaron para el control mental de sus progenitoras. Jorge y Julio son primos, el primero estudia psicología y el segundo, informática. Entre los dos habían desarrollado una aplicación que tras detectar que el usuario está en fase de sueño REM se activa con mensajes subliminales. Al principio Julio usó la aplicación para que su madre pueda superar el fallecimiento de su padre, pero tras ver el potencial de la app la usaron para el control mental de sus progenitoras. ------------ Beatriz estaba sentada en una silla totalmente desnuda, alrededor del cuarto había anuncios de “tú eres de tu hijo” “tu hijo es tu todo” “tu hijo es tu amo y amor””tú deseas ser poseída por tu hijo” “mamá deja que su hijo la cuide” “una buena madre complace a su hijo en todo sentido” “mamá desea cogerse a su hijo” “tu hijo es tu macho”. Su hijo se acercó tímidamente y empezó a besar y acariciar cada parte de su cuerpo. Beatriz despertó, desde hace unas semanas había tenido el mismo sueño. Bostezó delicadamente, desenredándose de las mantas. Se deslizó de la cama acomodando su cabello abundante y ondeado, acomodó su bata. Lentamente se levantó, ...
    sonriendo ampliamente. La noche pasada, como cada noche de esa semana, había estado llena de sueños placenteros. Ni una sola mañana de las últimas semanas había comenzado su día sin tener las bragas húmedas. No sabía por qué demonios se sentía tan excitada, pero le gustaba. Se dirigió al baño, echó una mirada en el espejo y le gustó lo que vio. Después de cuarenta y cinco años sabía que todavía tenía el ENCANTO. Quizá tuviera algunas patas de gallo empezando a notarse en el borde de sus ojos, y su trasero ya no era lo bastante duro para no moverse, pero todavía tenía unas piernas para morirse, y sus pechos grandes todavía no mostraban señales de colgarse, poseía su cintura de reloj de arena. Tenía algunos mechones blancos y su tamaño pequeño hacía resaltar las curvas. Se sentía muy sensual. Sus dos meses en el gimnasio estaban haciendo efecto. Andando calladamente y descalza hacía la cocina, encontró a su hijo Julio "Buenos días, cariño" dijo y comenzó a servirse su desayuno preparado por su hijo. La bata se abría de vez en cuando, y así sus piernas aparecían a la vista para el único espectador presente. Beatriz no podía suprimir una sonrisa cuando escuchaba su masticar hacerse más lento cada vez que los pliegues de algodón se abrían. Sabía la que miraba. lo había estado haciendo toda la semana. Beatriz trató de guardar el recato que siempre la caracterizó, luego de tomar desayuno, asearse y mudarse de ropa Beatriz se dirigió a su trabajo y Julio se dirigió a su universidad. ...
«1234»