1. Tendencia sexual


    Fecha: 08/06/2016, Categorías: Voyerismo, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Hoy he amanecido con ganas de contar quien en realidad soy yo, detrás de ese personaje serio, responsable y admirado por todos en la oficina se esconde una persona con una tendencia sexual la cual consideraba que muy pocos la tenían hasta cuando pude por medio de estos relatos leer las vivencias de otra persona como yo. El exhibicionista con sus relatos me demostró que no estamos solos que hay mas hombres a los cuales nos encanta desnudarnos frente a una mujer y ver su expresión de asombro, miedo o gusto en algunas ocasiones. Les cuanto que tengo 40 años y que desde los 17 estoy tratando de mostrar mis genitales a otras personas, primero lo hice de manera muy inocente ante mis amigos y amigas cuando en ropa interior me paseaba delante de ellos, algo muy normal en nuestra edad, luego comencé a tener gusto por ropa interior pequeña la cual de alguna manera dejara notar mejor mi miembro y testículos, me gustaban los interiores de color claro a los cuales les retiraba la doble tela que tenían en su parte delantera, de manera que se trasparentaran un poco y fuera posible para los demás ver algo no muy definido pero si definitivamente un poco mas que el resto de los amigos, algún día estábamos en la propiedad de mis abuelos hacia mucho sol y decidimos bañarnos en la piscina, como estábamos solos (Jorge, Jairo y mi prima Astrid), aprovechamos y nos quedamos en ropa interior excepto Astrid ella permaneció con sus pantalones cortos y camiseta, ese día tenia aquellos interiores que ...
    les comente anteriormente, nos metimos a la piscina y nadamos durante y buen rato, luego de esto nos salimos a tomar un poco de sol cual seria la sorpresa de todos cuando salí y a través de mi interior mojado se transparentaba completamente todo era como si estuviera desnudo, los muchachos soltaron la carcajada y miraron a Astrid, ella se sonrojo un poco y aparto la mirada yo seguí como si nada y me senté con ellos, me dijeron que estaba sobrada la idea y me propusieron que hiciéramos campo nudista aprovechando que no había nadie en casa, Yo accedí encantado y le propusimos a Astrid la idea ella dijo que si queríamos hacerlo esta bien pero que ella no lo haría ni nos miraría, en efecto ella se retiro a la casa y nosotros ni cortos ni perezosos nos desnudamos, fue la primera vez que me desnude totalmente frente a otros y desde entonces no he dejado de hacerlo me encanta mostrarme ante cualquiera, los fines de semana en las mañanas es común que toquen a la puerta diversas personas ofreciendo productos, promociones, reparaciones, etc. Yo aprovecho para desnudarme y esperar que alguien llame a la puerta. Primero me cercioro quien es, si es una mujer entonces abro la puerta como si nada y la atiendo. Las reacciones son muy diversas, algunas quedan perplejas y no atinan a decir nada durante unos segundos y luego voltean y se van espantadas, otras prosiguen como si nada y ofrecen lo que tienen; he llegado al extremo de invitar a seguir a alguna vendedora la cual no haya parecido ...
«123»