1. Mi cuñada Merixell


    Fecha: 05/09/2018, Categorías: Infidelidad, Autor: santos181298, Fuente: SexoSinTabues

    Hola me llamo santos y voy a contaros cómo cumplí la fantasía de follarme a mi cuñada hola, me llamo santos y hos voy a contar como cumplí mi gran fantasía de follarme a mi cuñada. Era una tarde calurosa de verano, tenia 17 años y estaba aburrido en mi casa, pense en ir a casa de mi hermano a pasar el dia con el y de paso matar el aburrimiento, asi que me decidí ir a su casa, pero al llegar me abrio la puerta mi cuñada merixell, mi cuñada era una diosa, media 1'70, era rellenita, era tetona natural y lo que más me encantaba de ella, tenia una cara de viciosa que me volvía loco, me habrio la puerta y me dijo: Hola alex, que haced aquí, yo le conteste: nada he venido a pasar la tarde con mi hermano porque estoy aburridisimo en casa, y ella me contesto: pues se ha ido hace 20 minutos al gimnasio y hasta las 22 de la noche no vuelve, yo le dije: vaya, no te importa si paso la tarde contigo, esque estoy muy aburrido, ella sin pensarlo me dijo: pues claro tonto, pasa y ponte comodo. Cuando pase no me fije que llevava puesto un mono negro y unas sandalias negras, el mismo modelo que me ponia a 100 siempre, (ya que soy fetichista de ropa de mujer) ella estaba sudando por la calor que hacia en la casa, yo me senté en el sofá y ella me dijo: Oye santos, voy a ducharme que estoy empapada de sudor, solo tardo 20 minutos, yo le conteste: vale no te preocupes. Se metió en el cuarto de baño y yo sin pensármelo dos veces decidí ir a su habitación, al entrar vi mucha ropa y sandalias, y vi ...
    en el suelo un tanga usado, pense si lo habría usado hoy mismo y nada mas cojerlos, lo olí y lo saboree, solo de oler ese néctar adictivo de su tanga me puso caliente, vi también un vestido blanco parecido a los que usaban las mujeres en la antigua grecia, lo coji y rápidamente me desnude por completo, me tumbe en la cama y empecé a masturbarme con su vestido, ese vestido que tantas veces la había visto puesto en ella y la hacía una verdadera diosa del sexo, mi éxtasis sexual parecia no tener fin, hasta que pasó una cosa que me dejo de piedra. Merixell estaba en la habitación con la boca abierta y asombrada por la fechoría que estaba cometiendo, Merixell me dijo: que diablos estas haciendo con mi vestido, estas masturbandote guarro??? Yo preso del pánico no sabía que decir asi que le confese la verdad, le dije: mira Merixell, desde hace tiempo he deseado hacerte el amor, me excitas cada vez que vienes con esos vestidos y esas sandalias. Ella me dijo: eres un marrano y como tal voy a pegarte un viaje que te dejare temblando. Se acercó, se quitó la toalla y empezo a deborarme la polla, tan grandes eran las ganas que se la trago entera, dándome lenguetazos el la punta del capullo, yo le empujaba la cabeza para que mamara y mamara, me daba también pequeños bocaditos en la punta de mi capullo, era una mezcla de dolor y placer que hizo que me corriera en su boca si poder reaccionar, se trago toda mi leche calentita y después sin importarme le empecé a comer la boca, nuestras lenguas ...
«123»