1. Por que PABLO era virgen a los 22 años.


    Fecha: 17/07/2017, Categorías: Infidelidad, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Morbosa curiosidad entre el sentido común y el aburrimiento Ese dia estaba mas que furiosa; mi marido y único hombre en 23 años no reaccionaba ante mis insinuaciones de mujer mal cogida. Realmente teníamos un sexo muy convencional (es de muy campo adentro) y yo ardo en búsquedas permanentes de sexo libre. Soy la clase de mujer algo pasadita de peso pero de carnes firmes, morocha, pelo negro largo y un andar de provocación inocente. Llego al edificio donde trabajo en 2 departamentos y luego de poner en orden uno bajo al otro donde me espera la señora (separada de su marido) para irse a trabajar y dejarme a cargo a su hijo Pablo hasta que vuelve y yo retorno a terminar el departamento anterior. Esto es 3 veces por semanas y me ayuda a despejarme de mis calenturas cansandome para la noche. Pablo solo mira tv o escucha música lenta por orden de la señora, es callado anda por los 22 y sonríe por cualquier cosa, un día de calor después de despedir la señora me doy un baño rápido y salgo envuelta en un toallón rumbo a la habitación de mi patrona a vestirme para empezar a trabajar. Me paralice al ver por el espejo que Pablo me ha seguido para espiarme; estoy confundida y orgullosa, me muevo sensualmente y me pongo mi bombacha sin quitarme el toallón, cuando me pongo el sostén dejo caer el mismo y por un pequeño espacio del espejo lo veo morderse los labios y por la posición de sus brazos adivino, se está apretando la bragueta. No se que hacer, desde el fondo de mi ser es ...
    recriminarle la actitud y hablar con su madre; desde mi hambre de hombre un orgullo por el voyeurismo y noto mi concha húmeda. A la tarde de regreso a casa alguien me apoya en el colectivo y si antes me alejaba ahora quedé parándome firme para su refriegue. Mi marido esta rendido y yo recaliente, llenaron losa y ni siquiera quiere comer, solo dormir y al otro día parto furiosa hacia mi trabajo. Cuando quedamos solos y voy a bañarme aunque no había transpirado adivino a Pablo pronto para mirarme. Salgo en el toallón y antes de entrar a la habitación en el pasillo lo dejo caer quedando toda desnuda, giro sonriendo y poniendo mis brazos en jarra le pregunto a Pablo si le gusta lo que ve. -Yiiiii mucho- Pablo es down,tiene la cara llena de granos; sonríe frotándose las manos y se le achinan los ojos al tiempo que sonriendo escupe bastante. No se cual es el límite de lo mío, solo sé que ese amante desagradable a la vista me desea y en mi morbo adivino que podemos hacer todo lo que sueño en la cama. Lo llamo con las manos y avanza temeroso sin parar de sonreír ni dejar de frotarse las manos. Busco su boca la cual me resulta algo repulsiva pero aguanto y comienzo a desvestirlo, bajo sus pantalones y al agacharme le saco los calzoncillos para que en mi cara quede una muy buena y erecta verga. Comienzo a mamarlo y el retuerce de placer, lo llevo a la cama y me hago chupar concha; mas que eso me pajeo con su lengua y el ante mi desesperación cree que me lastima, lo reto y le pido que me chupe ...
«12»